01. La maldición sobre Kamsa después del matrimonio de Devaki

01. La maldición sobre Kamsa después del matrimonio de Devaki

01. La maldición sobre Kamsa después del matrimonio de Devaki


En el momento en que la tierra estaba sobrecargada por el peso de
millones y millones de asuras, ella decidió acercarse al Señor Brahma con su
miserable y grave condición, y para eso asumió la forma de una vaca. El Señor
Brahma, al ver su pesar hizo los arreglos para llevar su petición de ayuda al
Señor Vishnu. De esa manera, Brahma siguió al océano de leche, acompañado por
Shiva y otros semidioses, y presentó la condición de la madre Tierra a Vishnu.

 

 

Al llegar allí, Brahma escuchó internamente la voz del Señor Supremo que
decía: “Ya sé de la condición miserable de la madre Tierra, y ya he decidido
tomar nacimiento en Mi más alegre forma original, la cual también estará
ocupada en matar a esos demonios. Ustedes deben seguirme y tomar nacimiento en
el clan de los Yadus para que puedan tomar parte conmigo en las maravillas que
están por pasar allí.”

 

Brahma explicó a los otros dioses que el Señor Shesha estaba por nacer
también como un hijo de Vasudeva, y que Yogamaya lo ayudaría a ilusionar a las
personas durante la aparición del Señor. Entonces Brahma aseguró a la madre
Tierra que su carga sería aliviada, y que ellos todos se deberían preparar
alegremente para el auspicioso descenso del Supremo Señor Original.

 

Para seguir a Krshna en Su descenso, todos los asociados y semidioses
descendieron también: el propio Krshna aparecería como el hijo de Devaki y
Vasudeva; Shesha como el hijo de Rohini; la diosa de la fortuna aparecería como
Rukmini, la hija de Bhismaka; la consorte de Shiva aparecería como Jambavati;
Tulasi como Satya; y Vasundhara como
Satyabhama. Dakshina aparecería como Lakhamana; Viraja como Kalindi; Hri
como Bhadra; y Jahnavi como Mitravinda. Apareciendo como el hijo de Rukmini,
Kamadeva sería conocido como Pradyumna. Suchandra nacería como Vrshabhanu y en
este pasatiempo su esposa Kalavati aparecería como Kirti. De Vrshabhanu y Kirti nacería Radha.

 

Sridhama y Subala aparecerían en las casas de Nanda y de Upananda. Stoka
Krshna, Arjuna y Manshu aparecerían en la casa de los parientes de Nanda. Los
amigos de Krshna VIsala, Rshabha, Tejashvi, Devaprashtha y Varuthapa nacerían
en las casas de los seis parientes del rey Vrshabhanu. Las mujeres de
Shvetadvipa, Ushva Vaikuntha, Lokachala y las hijas de Varuna descenderían como
gopis en Vraja. Debido a sus actividades piadosas también aparecerían como
gopis las mujeres venidas de los planetas celestiales y de otros lugares bajo
el control de los tres gunas.

 

También se volverían gopis las hierbas que estaban
infelices con la partida de Dhanvantari de este mundo y a quienes les fue
prometida la posición de Sus esposas. De esa manera, varias mujeres de
diferentes planos se reunirían con el propósito de recibir la bendición del
Señor. Hasta las princesas serpientes nacieron como gopis para seguir el Señor
Balarama en Su Danza Rasa.

 

En aquel entonces, Mathura era gobernada por el Rey Surasena, cuyo hijo,
Vasudeva, obtuvo la mano de Devaki en matrimonio. En el momento del matrimonio
de Devaki, el rey Devaka, que tenía mucho afecto por su adorable hija, hizo los
arreglos para que los recién casados llevasen auspiciosas parafernalias.

 

De esa manera, él ofreció la dote de cuatrocientos elefantes bellamente
adornados con guirnaldas doradas. También para el séquito de la novia y de lo
novio había diez mil caballos, mil y ochocientas carrozas y doscientas bellas
sirvientas adornadas con ornamentos. Todo eso fue dado como regalo de bodas por
el rey Devaka a la nueva pareja. Mientras el cortejo salía se podía escuchar el
sonido de las caracolas, de los tambores, de los timbales, todos celebrando la
auspiciosa partida de ellos. La carroza principal donde se encontraban Vasudeva
y Devaki era manejada por el primo de Devaki, el hijo de Ugrasena, Kamsa.

 

En el camino, una voz celestial proclamó: “El octavo hijo de Devaki, cuya
carroza usted tan afectuosamente está manejando será la causa de su muerte.”

 

Al escuchar esas palabras, Kamsa inmediatamente agarró la espada y saltó
hacia Devaki, con el propósito de matarla. Pero Vasudeva fue capaz de
apaciguarlo usando estas palabras diplomáticas:

 

“Mi querido Kamsa, usted es el orgullo de la dinastía Bhoja. Sus glorias
son cantadas por los grandes héroes. No creo que una persona tan calificada sea
capaz de cometer el pecado de matar a una mujer, quien es casi una hermana,
especialmente en el día de su matrimonio. Sabemos que la muerte está en pos de
nosotros y que habremos de morir ya sea hoy o mañana. Cuando llega la muerte,
este cuerpo se vuelve polvo, el cual nuevamente se reduce a los cinco elementos
– tierra, agua, fuego, aire, y éter. Al ser privada de este cuerpo el alma
tiene que aceptar otra cubierta hecha de los elementos materiales, de acuerdo
con su karma. Una y otra vez el alma experimenta ese cambio de cuerpos en el
momento de la muerte. De la misma manera que una persona que camina sube un pie
mientras toca con el otro en el piso, similarmente el alma condicionada es
transferida de un cuerpo para otro. Dondequiera que la mente esté enfocada en
el momento de la muerte, de esa manera, el próximo cuerpo será creado, de
acuerdo al patrón de pensamiento. Por eso se nos advierte que estemos
conscientes de nuestros pensamientos, para evitar las condiciones infernales de
vida. Así que, querido Kamsa, sea consciente de sus pensamientos demoniacos,
puesto que pueden llevarlo a su propia destrucción. ¡Oh, Príncipe! Una acción así no es digna de usted. Usted es un
noble y por lo tanto no debería atacar a una mujer. Yo te prometo que le daré
nuestros hijos, si el problema es ese.”

 

La mente de Vasudeva estaba considerando esa
propuesta porque él pensaba que Kamsa podría morir antes de que sus hijos
nacieran, y que después de todo su primer deber era proteger a Devaki.

 

De esa manera, Kamsa fue pacificado y liberó a
Devaki. Entonces, llegó el momento en que Kirtiman, el primer hijo, nació.
Cumpliendo su promesa Vasudeva dio el bebé a Kamsa. Sin embargo, Kamsa dijo a
Vasudeva: “No necesito a este niño. El presagio dijo que sería su octavo hijo
que me iba a matar. Es a él a quien tengo que perseguir. Tome a ese niño para
usted.”

 

En ese momento, Narada Devarsi apareció y
mientras cantaba las glorias del Señor él dijo: “¡Escuche malvado Kamsa!
El propio Señor Narayana tomará nacimiento en la Dinastía Yadu. De hecho todo
el clan de los Yadavas son semidioses disfrazados de humanos. Ellos están
preparados para asesinarlo. El octavo niño logrará vivir, y Él lo va a matar a
usted y a todos los demonios en esta Tierra.”

 

Después de decir estas palabras, Narada
desapareció, asegurando a Kamsa que él tenía todas las razones para temer a su
destino. Muriendo de miedo, Kamsa detuvo a Vasudeva y a Devaki, y los sujetó con
cadenas de hierro. Debido al temor, Kamsa decidió impresionar a Devaki, para
que pudiera tener control sobre sus niños.

 

Así que uno por uno de los niños de Devaki
fueron muertos por el terrible Kamsa. Pero cuando Devaki está embarazada del
séptimo hijo, el bebé no nacido fue transferido para el vientre de Rohini y
después nació como el Señor Balarama. La propia Yogamaya que hizo la
transferencia del Señor Balarama para el vientre de Rohini, nació del vientre
de Yashoda como una bebé, y fue cambiada por Krshna por Vasudeva. Todos esos
acontecimientos místicos hicieron que Kamsa tuviera más temor acerca de lo que
podría pasar cuando el octavo hijo finalmente naciera.

 

Para impedir que Balarama fuera muerto, el Supremo Señor ordenó a Yogamaya como sigue: “Oh,
¡Potencia Divina! Vaya a Vraja donde Rohini, la esposa de Vasudeva quien vive
bajo el cuidado de Nanda Maharaj. Rohini y las otras esposas de Vasudeva están
siendo ocultadas allí, con el objetivo de protegerlas del malvado Kamsa. Por
favor, transfiera desde el vientre de Devaki para el vientre de Rohini el bello
niño conocido como Sankarshana. Ese niño hará a la ya hermosa Vrndavana aun más
bella, y se llamará Balarama.”

De esa manera, Yogamaya cantó el mantra OM, se dirigió a Gokula e hizo de manera mágica la
transferencia del niño para el vientre de Rohini.

Pasados siete meses, en un purnima del mes de sridhara, la luna llena del mes védico de
sravana, la afortunada Rohini dio nacimiento al Señor Balarama. Su belleza era indescriptible,
puesto que Él no es otro que el proprio Señor Sankarshana.

Los astrólogos que visitaron al recién nacido hicieron auspiciosas previsiones de que Él
mataría el demonio Pralambhasura, y que Su fuerza sería incomparable. Él estaba
destinado a proteger a las vacas y a matar el demonio Dhenukasura.

A seguir,  se llevaron a cabo las ceremonias auspiciosas
de jata karma samskara, las cuales dieron las bienvenidas al bebé Balarama a este
mundo.

Como ha sido mencionado
anteriormente, Él era extremadamente bello, pero Sus padres estaban preocupados
porque Él no hacía ningún sonido ni tampoco se movía. Nada podía hacer para que
Él se moviera o produjera algún sonido. Pero cuando Yashoda quedó embarazada,
ella cargaba a Balarama y lo ponía cerca de su corazón, donde Krshna estaba
viviendo. Con la proximidad de Su hermano Krshna, Balarama inmediatamente
comenzaba a producir sonidos y a moverse. Pero de nuevo, tan pronto se alejaba
del corazón de Yashoda, Balarama volvía a quedarse inmóvil y mudo. Así
siguieron las cosas hasta el día de la aparición de Sri Krshna, Su hermano menor
y mejor amigo.