05. La salvación de Putana Parte 2

05. La salvación de Putana Parte 2

05. La salvación de Putana Parte 2

Ratnamala, la hija de Bali, al ver el Señor Vamana en el yajna de su padre, sintió un inmenso afecto maternal. Con una modalidad maternal, ella deseó nacer como la madre de tal hijo, y anhelo amamantarlo. El Señor Supremo, que siempre es omnisciente, otorgó  a Ratnamala este chance al permitirla que al final de Dwapara Yuga apareciera como Putana.

Putana, la bruja que secuestraba niños, vino disfrazada de nodriza para matar a Krshna, pero a cambio sólo recibió Su misericordia. Al matar a este demonio, el Señor protege los sentimientos recién nacidos en el corazón de los devotos. Uno no debe dejarse engañar aceptando un guru que presenta como la meta más elevada, la liberación a través de la lógica o de la devoción calculadora. Con la eliminación de este obstáculo, uno quedará libre para evolucionar automáticamente hasta los planos más elevados de la dedicación en el servicio amoroso al Señor, bajo la guía de su maestro espiritual. Hay dos tipos de gurus: el caitya guru el Señor en el interior; y el mahanta guru, la manifestación externa del caitya guru. Ambos trabajan en perfecta armonía para el más elevado beneficio de los devotos.

La lectura de este cautivante pasatiempo otorga protección a los sentimientos espirituales recién despiertos. El que escucha acerca de la liberación de Putana se purificará de los tres deseos materiales y obtendrá amor puro y devoción por Krsna.

El siguiente ensayo fue editado en Enero de 1932, en el The Harmonist

La primera acción del recién nacido Krsna, registrado en el Bhagavata Purana, es el asesinato del demonio Putana. Ella fue ordenada por el Rey Kamsa a matar todos los bebés recién nacidos del reino de Vraja, donde el Divino sabio Narada, acababa de informar de pretenso asesino del recién nacido. Mientras tanto, Krsna había nacido en la prisión de Kamsa y fue llevado por Su padre a la casa de Sus padres adoptivos, Nanda y Yasoda, en Vraja, durante la noche de su advenimiento. Los guardias de la prisión no lograron detectar los movimientos de Vasudeva el cual había regresado a su prisión con la hija recién nacida de Yasoda con la cual él había cambiado por Su propio hijo sin el consentimiento de Yasoda.

Vasudeva había llevado a Krsna en sus brazos  a través de inundado Yamuna que azotaba con furor por sus aguas tempestuosas de aquella noche de luna menguante. Él pisaba en aquellas aguas profundas que se habían convertido en un remolino por la furia de la tempestad. Las cadenas de hierro, los cerrojos y las cerraduras del la puerta de la prisión se abrieron por sus propias voluntades cuando Vasudeva se acercó llevando a Krsna para la casa de Sus padres adoptivos.  La hija de Yasoda fue entonces debidamente informada al rey Kamsa como la octava hija recién-nacida de Devaki.

El rey corrió a la celda de la prisión al recibir la noticia por la cual había esperado durante largos años de insomnio.

Al principio estaba dispuesto a perdonar la vida del bebé debido a la profecía que sería asesinado por un hijo varón, de la octava generación de Vasudeva y Devaki. Pero pensó aliviar todas las posibles dudas en la cuestión de dar muerte a la niña recién nacida. Sin embargo, cuando el Rey Kamsa estaba a punto de precipitar de matar al bebé, ella se escapó de sus garras y se reveló como la Energía Ilusoria de Dios. Por un tiempo, mientras ella era visible en el medio del cielo, aseguró al rey del nacimiento de su futuro asesino, disuadiéndole del intento infructuoso de evitar su destino mediante la muerte de niños inocentes. Diciendo eso, Mahamaya desapareció de la visión asombrada del Rey. A seguir, Kamsa fue informado  a través del sabio Narada que su futuro asesino debería estar entre los ciudadanos de Vraja, y que él estuviera consciente de su seguridad y no perderá tiempo en tomar medidas drásticas para cortar el mal por la raíz. Esta advertencia fue apreciada por el cobarde sediento de sangre, que entonces delegó a Putana la tarea de matar de manera insospechable, a todos los recién nacidos de la región circundante.

El demonio Putana  hizo su aparición en Vraja y se presentó en la casa de Yasoda, durante la ausencia de Nanda,  quien estaba en Mathura pagando sus debidos tributos al Rey Kamsa. El demonio asumió la forma de una hermosa nodriza con un aspecto bondadoso, mientras se acercaba del coche donde el bebé Krsna estaba durmiendo. Yasoda se dio cuenta de aquella mujer desconocida mientras entraba en su casa, pero no sospechó de ninguna trampa. Ella acordemente miró al recién-nacido sin ninguna ansiedad mientras caminaba hacia el coche del Bebé, y lo tomó en sus brazos y le ofreció su pecho para amamantarlo. Pero las areolas de los pechos de Putana  estaban llenas de un veneno mortal.

El niño Krsna estaba consciente de la intención del demonio y agarró sus pechos del monstruo con Sus manos flexibles. El apretón del niño fue tan horrible que fue suficiente para causar desespero a la vida de demonio, el cual empezó a convulsionar debido a la presión de las manos de Krsna. El niño entonces colocó Sus labios en los pechos Putana y sorbió toda su vida en un instante. El terrible monstruo agonizando de dolor se vio obligado a revelar su verdadera forma repugnante de demonio, mientras se cayó sin vida al piso, cubriendo con su horrenda carcasa una larga distancia con el niño Krsna todavía aferrado a sus pezones envenenados.

La primera actitud de las vaqueritas, que junto con Yasoda fueron rápidamente al lugar, fue arrebatar el niño Krsna de los pechos del terrible demonio.

Entonces, se quedaron asombradas como Krsna pudo escapar intacto de las garras del demonio. Ellas atribuyeron la seguridad del Niño a la gracia de los dioses que eran especialmente amables con los desamparados.

Las asustadas vaqueritas invocaron la ayuda de todos los dioses y diosas de para que diera protección continua al niño.

Mientras tanto, Putana fue rescatada mediante el servicio a Krsna por haber ofrecido a Krsna que sorbiera sus pechos envenenados.

El autor del Bhagavata Purana es cuidadoso al mencionar que la buena fortuna del demonio se igualó a la de Yasoda, puesto que su pecho había sido chupado por Krsna.

Por lo tanto, Putana, obtuvo su eterna posición  de madre adoptiva del Señor Supremo, en el Reino del Absoluto.

Esta narrativa del Bhagavata Purana, incorpora a la moraleja más importante para los buscadores del Absoluto. Pero antes de dar interpretaciones de los textos favorecidos por los primeros Acharyas, me gustaría llamar la atención del lector a algunos posibles malentendidos sobre la naturaleza de las interpretaciones ofrecidas.

El significado trascendental de las palabras no se puede transmitir a los sentidos del alma condicionada, siempre y cuando no está de acuerdo en seguir el método de sumisión de escuchar el sonido trascendental que aparece en los labios de los devotos puros. Hay una línea definida de sucesión de maestros fidedignos de la verdad. El maestro fidedigno debe estar a disposición tarde o temprano del sincero buscador de la Verdad. Un Acharya fidedigno no es reconocido por los hipócritas y ateístas que realmente no desean servir a Dios. Siempre y por lo tanto como el maestro fidedigno no manifiesta su apariencia a la esencia pura cognitiva del buscador de la Verdad Absoluta, es necesario que el candidato a la iluminación espiritual se concentre en un auto-examen para que sea capaz de evitar cualquier rastro de  de falta de sinceridad. Las palabras del sadhu también están disponibles, por su misericordia sin causa, para soportar los esfuerzos de esos candidatos, para descubrir su propia falta de sinceridad.

Se trata de pasar por alto o negar este entrenamiento preliminar para obtener acceso al sentido trascendente de todas las palabras que los interpretadores que siguen el significado ordinario de la lexicografía de las palabras de las Escrituras, no entienden la necesidad de no apartarse de las interpretaciones ofrecidas por las almas auto realizadas a los que el significado trascendente de las palabra está disponible. Aquellos empíricos, que siguen el método lexicográfico y sintáctico de las interpretaciones literales, no temen leer sus propios significados de  los textos bajo la impresión que las escrituras y los productos del cerebro humano están predispuesto a cada forma de error, y por lo tanto, aptos para ser corregidos mediante los caprichos igualmente equivocados de otros pensadores hipotéticos en base de las alegaciones de los errores que no pueden ser probadas, que están dispuestos a pensar que las interpretaciones ofrecidas por los Acharyas no son fieles a los textos y ofrecen explicaciones alegóricas para apoyar sus propios puntos de vista sectarios.

Estos posibles malos entendidos son confirmados para invitar la atención del lector por sus apoyos en la interpretación siguiente de la narrativa de Putana, basada en la exposición de los primeros Acharyas, escuchada de los labios de un maestro fidedigno del Absoluto. La interpretación no es dada como una explanación lexicográfica literal ni como una alegoría a luz del conocimiento empírico del pasado histórico de la raza y puede ser aceptada como tal.

Sri Krsna manifiesta Su Eterno nacimiento en la esencia cognitiva pura de alma sirviente que está  por encima de todas las limitaciones mundanas. El rey Kamsa es el típico empírico agresivo. Él está siempre en el puesto de observación de La Aparición de la Verdad con el propósito de suprimir antes de que tenga que crecer. Esto no es una exageración de la verdadera connotación de la posición consistente de los empíricos. El materialista tiene una repugnancia natural por lo trascendental. Él está dispuesto a pensar que la fe en el incomprensible es el padre del dogmatismo y la hipocresía bajo el disfraz de religión. También está igualmente bajo la ilusión de que no hay ni puede haber una línea divisoria entre la realidad material y espiritual. Él se fortalece en su ilusión mediante la interpretación de las escrituras por personas de ideas afines con él mismo. Esto incluye todos los intérpretes lexicográficos. La interpretación lexicográfica es confirmada por Kamsa como la verdadera explicación científica de la Escrituras y que está en perfecta consonancia con su temor de una aversión de lo trascendental.

Estos intérpretes lexicográficos son empleados por Kamsa al ronronear la primera aparición de cualquier sospecha de una fe genuina en el trascendental.

El rey Kamsa sabe muy bien que si se permite la fe en la trascendencia seguramente perjudicará  sus prospectos empíricos. No hay bases históricas para tal mal interpretación.

En consecuencia, si el dominio empírico se preservara intacto, sería necesario no perder ni un momento para acabar con la herejía trascendental en el instante que amenaza con hacer su aparición en serio. El Rey Kamsa actúa sobre su miedo inestable y no se tarda en tomar precauciones científicas de los maestros empíricos de las Escrituras, respaldadas por los recursos del diccionario y la gramática y todas las sutilezas empíricas para colocar, mediante la demostración de los amplios argumentos basados en los principios hipotéticos, la verdadera interpretación de la religión eterna revelada por las escrituras. Kamsa es fuertemente convencido de que la fe en el trascendental puede ser efectivamente reprimida por el empirismo si las medidas decisivas y rápidas son adoptadas desde el principio. Él atribuye el fracaso del ateísmo en el pasado en detrimento de la adopción de tales medidas antes que  la falacia teísta tenga tiempo de difundirse entre las masas fanáticas.

Pero Kamsa se encuentra a contar sin su anfitrión. Cuando Krsna nace, Él se encuentra capaz de molestar a todos los planes siniestros contra aquellos que están informados por Él mismo de Su Advenimiento.

La fe aparentemente sin causa exhibida por las personas independientemente de la edad, sexo y condición, puede confundir a todos los empiristas rabiosos que son en principio contrarios  a la Verdad Absoluta cuya aparición es totalmente incompatible con el dominio del empirismo. Pero ningún esfuerzo adverso de los empíricos, cuyo gobierno parece estar perfectamente bien establecido en las mentes de las almas ilusionadas de este mundo, puede disuadir cualquier persona de manera exclusiva seguir la Verdad cuando Él en  realidad manifiesta Su nacimiento en  la esencia cognitiva pura de Su alma.

Putana es la asesina de todos niños. El bebé, cuando sale del vientre de su madre, cae de una vez en las garras de los pseudo maestros de la religión. Estos maestros son exitosos en prevenir los intentos de un buen preceptor cuya ayuda nunca es buscada por los ateos de este mundo en los bautizos de sus hijos. Esto es asegurado por todo los arreglos de todas las iglesias establecidas en el mundo. Ellos han sido exitosos solamente en apoyar las Putanas vigilantes para efectuar la destrucción espiritual de las personas desde el momento de sus nacimientos con la cooperación de sus padres mundanos. No hay ninguna invención humana que puede evitar que estas Putanas obtengan la posesión de los pulpitos. Esto es debido a la prevalencia general de la disposición atea en la gente de este mundo. La iglesia que tiene el mejor chance de sobrevivir a este mundo arruinado es aquella del ateísmo bajo el disfraz de teísmo. Las iglesias siempre han probado los firmes defensores de las formas más groseras de la mundanalidad de la que incluso el peor de los criminales no eclesiásticos son obligados a retroceder.

Estas observaciones no son hechas de cualquier oposición deliberada del clérigo organizado. La propuesta original de las iglesias establecidas en el mundo ni siempre puede ser intolerante. Pero no hay acuerdo estable religioso para instruir las masas que haya sido exitoso.

El Supremo Señor Krsna Caitanya en cumplimiento de la enseñanza de las Escrituras ordena toda ausencia del convencionalismo de los maestros de la religión eterna. No sigue que la adopción mecánica de la vida no convencional por cualquier persona lo haga apto a profesor de religión. Las regulaciones son necesarias para controlar la mundanalidad inherente a las almas condicionadas. El maestro genuino de religión no es ni un  producto ni el favorecedor de cualquier sistema mecánico. En sus manos ningún sistema tiene también la posibilidad de degeneración, no es un acuerdo sin vida. La mera búsqueda de las doctrina y liturgias fijas no pueden retener a una personas para el verdadero espíritu de la doctrina o liturgia.

La idea de una iglesia organizada de forma inteligente, marca el cierre del movimiento espiritual viviente. Los mayores establecimientos eclesiásticos son los grandes diques y represas que impiden que la corriente lleve a cabo por cualquier artificio. Ellos, en verdad, indican un deseo por parte de las masas para explotar un movimiento para sus propios intereses. También indican indubitablemente el final de la orientación absoluta y no convencional del maestro espiritual genuino. Las personas de este mundo que entienden los sistemas preventivos, no tienen idea de la vida eterna positiva desprevenida. Tampoco puede haber cualquier artefacto terrestre para la conservación permanente de la vida eterna en este plano mundano en la escala popular.

Por lo tanto, aquellos grandemente equivocados que están dispuestos a esperar la mejora del estado mundano en un sentido mundano del éxito en el mundo de cualquier movimiento realmente espiritual. Son estos espectadores mundanos que se convierten en patrocinadores de la impiedosa raza  de pseudo-maestros de religión.

Las Putanas, cuya función es reprimir la disposición teísta en el momento preciso de sospechosa aparición. Pero la verdadera disposición teísta nunca podrá ser reprimida incluso mediante los esfuerzos de estas Putanas.

Las Putanas tienen el poder sólo sobre los ateístas. Es una tarea ingrata, pero saludable, que realizan en beneficio de sus víctimas dispuestas.

Pero tan pronto como la correcta disposición teísta haga su aparición en la pura esencia cognitiva del alma despierta, las Putanas estarán decididamente en silencio, en una etapa temprana de su encuentro con el recién-nacido Krsna. El aspirante asesino es asesinado por él mismo. Esta es la recompensa de los servicios negativos de las Putanas sin querer rendirse a las causas del teísmo al estrangular todas demostraciones hipócritas contra su propia hipocresía. Pero a Putana no le gusta en absoluto recibir su recompensa en la única forma que involucra la destrucción total de su personalidad equivocada. Al Rey Kamsa tampoco le gusta perder su servicio de más alta confianza de sus agentes. El silencio efectivo de toda la raza de pseudo-maestros de religión es la primera clara indicación de la Aparición del Absoluto en el plano mundano. El maestro fidedigno del Absoluto anuncia el Advenimiento de Krsna por su campaña inflexible contra los pseudo maestros de religión.