12. Salvación de Aghasura

12. Salvación de Aghasura

12. Salvación de Aghasura

Cuando Krsna tenía cinco años días, Él pretendía hacer su desayuno como un picnic cerca de Nandanavana. Después de haber levantado temprano, Él sonó su corneta de cuerno y despertó todos los pastorcillos y los terneros, con su bello sonido.

 

Luego Krsna y los niños, manteniendo sus respectivos grupos de terneros delante de ellos, procedieron de Vrajabhumi hacia a el bosque. Partiendo muy temprano en la mañana, con el paquete de deliciosos alimentos y aperitivos, todos ellos se fueron, junto con los rebaños de diferentes tipos. Cientos y miles de pastorcillos salieron de sus respectivos hogares en Vrajabhumi y se unieron a Krsna, manteniendo sus cientos y miles de grupos de terneros adelante.

 

Los muchachos estaban muy hermosos, y estaban equipados con bolsas de alimentos, cornetas, flautas, y bastones para controlar los terneros. Entonces  todos los muchachos comenzaron a jugar en el bosque con un espíritu muy lúdico. Aunque todos estos muchachos ya estaban decorados por sus madres con adornos de Kaca, semillas de gunja, perlas y oro, cuando ellos entraron en el bosque aun se decoraron con frutas, hojas verdes, ramas de flores, plumas de pavo real y minerales blandos. Todos los pastorcillos solían a robar las loncheras el uno del otro.

 

Cuando un niño se daba cuenta que su bolso se le había quitado,  los otros muchachos lo lanzaban cada vez más lejos, y los que estaban parados allí todavía lo lanzarían aun más lejano. Cuando el propietario del bolso se molestaba, los otros muchachos se reían, el dueño del bolso lloraba, y luego el bolso se le regresaba.

 

Cuando Krsna iba a un lugar lejos para ver la belleza del bosque, los otros muchachos corrían para acompañarlo, cada uno diciendo: “¡Voy llegar primero y tocaré a Krsna!¡Voy a tocar a Krsna primero!”  De esta manera, disfrutaban la vida tocando repetidamente a Krsna. Algunos muchachos tocaban la flauta, y otros tocaban cornetas hechas de cuerno. Algunos imitaban el zumbido de los abejorros y otros imitaban la voz de cuco. Algunos imitaban a las aves volando corriendo detrás de las sombras de los pájaros en el suelo, algunos imitaban los movimientos y las posturas atractivas de los cisnes, algunos se sentaban en silencio con los patos, y otros imitaban el baile de los pavos reales. Algunos muchachos atraían los monos jóvenes en los árboles, algunos subían a los árboles, imitando a los monos, algunas hacían caras como a que los monos acostumbraban hacer, y otros saltaban de una rama a otra. Algunos muchachos iban a las cascadas y cruzaban el río, saltando con las ramas y cuando sus propios reflejos en el agua, empezaban a  reírse. También criticaban el sonido de sus propios ecos.

 

De esta manera, los pastorcillos y sus rebaños paseaban por el bosque. Mientras Krsna camina hacia al bosque, el polvo sagrado de Sus pies de lotos eran recogidos por los grandes sabios que lo frotaban en sus cuerpos con entusiasmo y éxtasis, y Su aparición era celebrada por ellos como una ocasión festiva.

 

Nandavana de hecho era la morada del demonio Aghasura, que había sido enviado por Kamsa. Viendo los muchachos jugando, él se sintió extremadamente celoso. Mientras Krsna, junto con los otros niños, se ocupaba  en pastorear los terneros en la exuberante vegetación, el demonio Agha, asumiendo la forma de una mortal serpiente pitón, con ocho millas de largo, de pronto salió al paso, con intención de hacerles daño.

 

Sabiendo que Krsna había matado a su hermano Bakasura y a su hermana Putana, parecía que este era el momento ideal para vengar las muertes de sus hermanos. Él pensó: “Este Krsna ha matado a mi hermano y hermana, Bakasura y Putana. Por lo tanto, con el fin de complacerlos  a los dos, voy a matarlo a Él junto con sus compañeros, los otros pastorcillos. Si de alguna manera o de otra  yo logro hacer que Krsna y sus compañeros sirvan como la última ofrenda el ajonjolí y agua  a estas almas de mis hermanos, entonces los habitantes de Vrajabhumi, que adoran a estos niños como sus vidas y almas, van a morir. Si no hay vida, no es necesario el cuerpo; en consecuencia, cuando sus hijos estén muertos, por supuesto todos los habitantes de Vraja van a morir.”

 

Pensando así, el demonio tomó la forma de una serpiente pitón tan gruesa como una gran montaña y  larga  como de ocho millas y se puso en el camino, abriendo la boca como una cueva. Su labio inferior  tocaba la superficie de la tierra y el labio superior, las nubes del cielo. Su lengua semejaba a un ancho camino, su aliento como un viento cálido, y sus ojos como llamaradas.

 

Los muchachos dijeron: “Queridos amigos, ¿estará esta criatura muerta de verdad, o es en realidad una serpiente pitón viva con su boca abierta sólo para  tragarnos?” “Por favor, disipemos estas dudas.” Por lo tanto, ellos decidieron: “Queridos amigos, esto es ciertamente un animal sentado aquí para tragarnos a todos. Sus labios superiores se asemejan a una nube enrojecida por el sol, y su labio inferior se asemeja a las sombras de una nube rojiza. A la izquierda y a la derecha, las dos depresiones que parecen cuevas de las montañas son los rincones de su boca, y los picos de la alta montaña son sus dientes. En interior de su boca está muy, muy oscuro como una cueva. El viento caliente es el aire que sale de su boca, el cual desprende el mal aliento de carne quemada debido a todos cuerpos muertos que ha comido. ¿Habrá venido esta criatura a tragarnos? Si es así, será muerta de inmediato como Bakasura, sin tardanza”.

 

Así que miraron al hermoso rostro de Krsna, el enemigo de Bakasura, y, riéndose a carcajadas y aplaudiendo sus manos, ellos entraron en la boca de la serpiente. Impulsados por la curiosidad, todos los pastorcillos se metieron uno a uno en la boca del demonio. La serpiente, con su enorme forma de montaña con la boca abierta como una cueva, estaba esperando en el camino de los niños pastores, que, deseosos de jugar en el bosque, entraron en el hueco abierto de su boca. Sin embargo, el demonio, no los tragó porque pensaba en sus propios parientes que había sido asesinado por Krsna y esperaba que Él entrara en su boca.

 

Cuando Krsna vio que Sus amigos habían entrado en la boca del demonio, decidió entrar para protegerlos. Los pastorcillos, que sin pensar se metieron en las entrañas de la serpiente, juntos con sus rebaños, comenzaron a sentir un calor por adentro insoportable. Krsna se dio cuenta de la gravedad de la situación y entró de una vez en la boca de la serpiente para salvar a sus amigos que Lo necesitaban. Era intolerable para Krsna la idea de ser separado de sus amigos pastorcillos. El Señor Supremo, Sri Krsna, que está en el centro del corazón de todos, escuchó a los niños hablando entre ellos sobre la pitón artificial.

 

Aghasura quería masticar a los pastorcillos incluyendo a Krsna, pero el Señor aumentó Su cuerpo y la garganta ahogando al demonio. Al entrar en la boca de la serpiente, Krsna infló Su cuerpo a tal grado que llegó  quedar sin aire y empezó a retorcerse agonizando; al instante, Krsna arrancó su grueso cuello, y salió junto con los pastores y sus rebaños.

 

Todos los canales de paso de aire de aquel enorme monstruo fueron bloqueados, y ahora su respiración había cesado. Sus ojos se voltearon y salieron de sus orbitas. Al final de su vida, abandonó su cuerpo a través de Brahmrandhra – el poro cósmico – un hueco en la parte superior del cráneo del demonio.

 

Cuando todo el aire había expirado, y Krsna vio que todos los niños y terneros estaban muertos, Él los trajo de vuelta a la vida y reapareció acompañado por ellos, desde la boca.

 

Así que el demonio murió, un fulgor deslumbrante salió de su boca, iluminando todas las direcciones, y permaneció individualmente en el cielo hasta que Krsna salió de la boca del cadáver. Entonces, mientras todos los semidioses asistían, este fulgor entró en el cuerpo de Krsna. Esto fue un milagro, lo que hizo a los dioses en el cielo bailar y cantar abalando a Krsna.

 

A partir de entonces, todo el mundo estaba feliz, los semidioses lanzaron flores desde el Nandana-kanana, las jóvenes bailarinas celestiales empezaron a bailar, y los Gandharvas, que son famosos por cantar, ofrecieron canciones. Los tambores empezaron a sonar, y los brahmanas ofrecieron himnos védicos. De esta manera, tanto en los cielos y en la tierra, todo el mundo comenzó a realizar sus deberes, glorificando al Señor.

 

Cuando el Señor Brahma escuchó la maravillosa ceremonia acompañada de música y oraciones y sonidos de ¡Jay! ¡Jay! en las cercanías de su morada, Satya-Loka, de inmediato se bajó a ver la escena. Al ver tanta glorificación al Señor Krsna, él estaba completamente asombrado.

 

Cuando el cuerpo en forma de serpiente pitón de Aghasura se volvió una piel seca, se transformó en un sitio maravilloso para los habitantes de Vraja visitar, y permaneció así durante mucho, mucho tiempo.

 

Vida previa de Aghasura: En su vida previa él era el hijo de Sankhacuda, y su nombre era Agha. Él era un joven fuerte y muy apuesto. Era como otro Kamadeva. Pero cuando vio al desfigurado sabio Ashtavakra Muni caminando por las Colinas Malaya, se rió y dijo: ¿Quién es esta persona tan fea? El sabio entonces maldijo al demonio para que se convirtiera en una serpiente, de hecho, la más fea serpiente en la faz de la tierra. A medida que el orgullo y la soberbia del demonio se fueron, el sabio decidió darle también una bendición. Ashtavakra Muni dijo: “Sri Krsna, que es el más hermoso de los Kamadevas, entrará en su estómago y te librará de esta forma de serpiente.” De esta manera, Aghasura encontró su destino por la gracia del Señor.

 

Significado del pasatiempo: Aghasura representa la crueldad y la violencia. Los sentimientos devocionales permanecen ­fuera del alcance de las personas que anidan estos defectos debido a que carecen de compasión por las almas condicionadas de este mundo. La compasión y el servicio espontáneo son compatibles. Al matar al demonio Agha, Krsna erradica esos obstáculos en el sendero de la devoción.