14. La Muerte de Dhenuka – El Demonio Asno

14. La Muerte de Dhenuka – El Demonio Asno

14. La Muerte de Dhenuka – El Demonio Asno

Krsna y Balarama, con el permiso de Nanda Maharaj, empezaron las actividades de pastorear las vacas. Krsna, en la compañía de Sus amigos, los gopas, quienes siempre estaban cantando Su fama como Madhva, el Dulce Supremo, estaban ansiosos por jugar. En los preciosos bosques de Vrndavana, con excelente vegetación para las vacas y con hermosas flores, Krsna sonó Su flauta y con la ayuda de Balarama, mantenía los animales hacia adelante.

Este cautivante bosque estaba repleto con lo zumbidos de las abejas, animales y pájaros. Había un lago de aguas tan claras cuanto las mentes de los devotos puros, y una fragancia de centenas de pétalos de rosas que eran cargados por el viento.

Krsna encantado con la atmósfera de Vrndavana se dirigió a Balarama y le dijo: “¡Oh, qué maravilla! Cargadas de frutos y flores, estos árboles inclinan sus ramas a Sus pies de lotos los cuales son adorados por los inmortales, con el propósito de liberar los pecados o la ignorancia que causaron sus nacimientos como árboles. Estas abejas cantando Sus glorias que purifican al mundo entero, les cortejan a cada paso Tuyo. Es más probable que sean un grupo de los sabios entre los devotos.”

De esta manera, el Señor Krsna estaba complacido con toda la belleza de Vrndavana y Se deleitó juntamente con Sus compañeros pastoreando los animales en las orillas del Río Yamuna, en el vecindario de la Colina de Govardhana. A veces, mientras caminaban, Sus compañeros junto con Balarama cantaban acerca de Su fama  con el zumbido de las abejas que estaban completamente ebrias, imitándolo a Él; a veces imitaban el parloteo interrumpido de los loros, y luego los sonidos de los cucos; a veces arrullaban junto con los cisnes y a veces Él bailaba graciosamente delante de un pavo real; con una voz parecida con el estruendo de las nubes. A veces Él llamaba a los animales que  se desviaban  y hablaba cariñosamente a las vacas y sus protectores.

Con otras criaturas, los pájaros cakora, los zarapitos, los gansos, alondras y los pavos reales, Él gritaba imitando como si tuviera  miedo de las bestias, tigres y leones. A veces,  cansado de jugar,  Se acostaba sobre el regazo de un gopa utilizándolo como una almohada, y el Señor Balarama personalmente Lo aliviaba masajeando Sus pies y realizando otros servicios. De manos dadas, Ellos se reían y elogiaba los pastorcillos, mientras bailaban, cantaban, y se movían y a veces luchaban.

De esta manera, fingiendo ser un pastor y mediante Sus poderes místicos, ocultaba Su opulencia personal, cuyos suaves pies eran asistidos por la Diosa de la Fortuna, como un aldeano con los habitantes, cualquiera que fuera Sus dotes, Él disfrutaba.

Sridhama, un amigo de Balarama y Krsna, y otros como, Subala y Stokakrshna, afectuosamente decía lo siguiente:

“¡Balarama!¡Oh Poderoso!¡Oh Krsna! ¡Destructor de los Malvados! No muy lejos de aquí, hay un  gran bosque lleno de palmeras, conocido como Talavana. De ahí caen muchos frutos, pero no podemos disfrutarlos, pues los cuida Dhenuka, el malvado. Con una forma de asno, rodeado por otros compañeros tan fuertes como él, ¡es un poderoso demonio! Muchos humanos han sido muertos por él, y la gente teme ir allí. ¡Oh Destructor de los Enemigos! Todos tipos de animales y plumaje de pájaros han abandonado este sitio. Hay muchas frutas fragantes nunca antes saboreadas de las cuales el aroma es tan fuerte que se percibe por todos lados. Por favor, ¡Oh Krsna! Deseamos saborear esos frutos cuya fragancia encanta nuestras mentes. ¡Oh Balarama, vamos hacia allá!” Al escuchar estas palabras, los dos hermanos fueron con Sus amigos a Talavana, con el deseo de complacerlos. Rodeado por los gopas sonrientes, llegando allá, emplearon Sus más grandes esfuerzos moviendo con Sus brazos los árboles por ambos lados de manera que los frutos pudieron caer, como un elefante loco.

Al escuchar los sonidos de los frutos cayendo, el demonio en forma de asno, corrió a fuertes galopes que hicieron que la tierra con sus árboles temblaran. Al encontrarlos, él golpeo el pecho de Balarama con sus patas traseras y luego corrió haciendo  un feo rebuznar. La bestia furiosa, gritando, se acercó a Él nuevamente y se lanzó contra Balarama.

Balarama lo agarró por los cascos, lo giró con una sola mano en el aire y lo lanzó, con la vida saliendo de su cuerpo, en la copa de una palmera. Este golpe sacudió a la palmera fuertemente, rompiéndose junto con otra que empezaba a moverse y así sucesivamente.

Balarama, disfrutando del juego de lanzar el cadáver del asno de un lado a otro, hizo temblar a todos los árboles y golpearse entre sí, como si fueran derribados por un huracán.

Entonces, enfurecido por la muerte de su amigo, un grupo de asnos atacaron a Krsna y Balarama. Uno a uno fue fácilmente agarrado por las patas y lanzado a la cima de árbol.

La tierra se cubrió  de pilas de frutas, y cuerpos sin vidas en las copas de los árboles, y brilló bellamente con el cielo decorado con sus nubes. Al enterarse del gran triunfo, en esta atmósfera auspiciosa, los dioses lanzaron pétalos, cantaron y ofrecieron oraciones a los dos hermanos, el Señor Krsna y Señor Balarama. Abandonando su cuerpo, Dhenuka manifestó una esplendorosa y hermosa forma oscura, usando traje amarillo y decorado con guirnaldas de flores silvestres. De repente, surgió un carruaje repleto con cien mil asociados del Señor, decorado con miles de banderas, retumbando con un millar de ruedas, halada por diez mil caballos, gloriosa con cien mil chamaras, salpicada de muchas joyas, con ocho millas de largo, viajando más rápido que la mente, con muchas campanas y ornamentos tintineantes. Ahora que Dhenuka fue asesinado, los frutos  ya podían ser comidos por las personas que antes temían al demonio.

Krsna, cuyos ojos son como pétalos de lotos, regresó con Su hermano mayor a Vraja, glorificado por los gopas quienes Lo seguían. Las Gopis con sus ojos hambrientos anhelando verlo a Él, vinieron todas a reunirse con Él. Todavía con polvo en Sus cabellos lanzado por los cascos de las vacas, la pluma de pavo real, las flores del bosque, sus ojos encantadores y una sonrisa hermosa, Su flauta sonaba y sus glorias eran cantadas por los gopas.

Por lo tanto, Krsna y Balarama, entrando en el pueblo, fueron saludados amorosamente por las damas de Vraja, que en sus veneraciones, tímida y humildemente sonreían, como abejas buscando la miel, con sus miradas de reojo sorbían a Aquel que concede Liberación.

De esta manera, ellas se olvidaban la tristeza de haber estado separadas durante el día. Madre Yasoda y Rohini muy amorosamente atendieron a los deseos de sus dos hijos, presentándoles en el momento preciso las más finas ofrendas. El cansancio del camino desapareció con una ducha y un masaje, después de lo cual estaban vestidos con trajes encantadores y decorados con guirnaldas fragantes divinas.

Festejaron con los preparativos deliciosos que se Les ofrecieron. Después de comer las exquisitas preparaciones, consentidos por sus madres, Ellos cayeron felizmente adormecidos en sus camas.

La vida previa de Dhenuka: Él era el poderoso hijo del rey Bali, y su nombre era Sahasika. Una vez disfrutó del placer mundano con diez mil mujeres en la montaña Gandhamadana, y perturbó la meditación de Durvasa Muni con el sonido de sus tobilleras. Durvasa, con ira, lo maldijo: “¡Oh tonto Sahasika! Te comportas como un asno, por lo que se convertirá en uno. Sólo después de 4000.000 años, en el círculo trascendental de Mathura, en el bosque sagrado de Talavana, alcanzará la liberación por las manos de Balarama.”

Significado del pasatiempo: Ahora tenemos a Dhenuka, el demonio en forma de asno. Los obstáculos representados aquí son la conciencia de sociedad que nace de un ­intelecto denso, y la falta de una comprensión cabal acerca de las escrituras y de las costumbres de los Vaisnavas. Dhenuka y otros demonios en forma de asnos invadieron y ­emporcaron un huerto en el cual había frutos muy dulces. El asno no puede comer frutos dulces, pero tampoco permite que otros se los coman. Con gran ímpetu, Sri Balarama destruyó a Dhenuka y a sus seguidores por la falta de autorrealización que había en ellos, debido a la glotonería. Sin duda alguna, este demonio era amigo de Kamsa, la personificación del temor a Krsna.