19. El robo de las Vestimentas

19. El robo de las Vestimentas

19. El robo de las Vestimentas

En el primer mes de la temporada de invierno, en el mes de Margashirsha, las jóvenes solteras de Vrndavana sentían como si sus vidas estaban dedicadas a Krsna, y decidieron llevar a cabo un voto de comer solamente kshichri sin condimento alguno, durante un mes. Cada una de ellas anhelaba ardientemente obtener a Krsna como su esposo. Con el fin de lograr sus deseos, todas estas jóvenes de Vraja empezaron a bañarse en el Yamuna, muy temprano en la mañana y adoraron a la diosa Katyayani. Las Gopikas de ojos brillantes, con sus mentes, sobrepujadas de amor por Krsna, deseaban servir a Sus pies. Para alcanzar este objetivo, ellas oraban diariamente a la deidad de Madre Parvati, hecha de arena de las orillas del río Yamuna. Con sus mentes absortas en el canto y historias de Krsna, estas doncellas preciosas se reunían en la madrugada a las orillas del río, y adoraban la diosa con cientos de ofrenda y sinceras oraciones para obtener al hijo de Nanda como sus esposos. Las vírgenes llevaban a cabo sus adoraciones mediante el uso de artículos auspiciosos como: pasta de sándalo, flores fragantes, las oblaciones con apropiadas con coco, inciensos, lamparines, ornamentos, hojas frescas, frutas, granos de arroz, entre otros.

En el último día del mes, en la luna llena, cuando estas doncellas hermosas habían mantenido sus votos durante todo el mes, Krsna, compadecido por ellas, fue hacia las orillas de rio, con el fin de bendecirlas.

Cuando Krsna se enteró que las jóvenes solteras deseaban casarse con Él, entonces fue a verlas en la madrugada. Las jóvenes estaban bañándose desnudas en el río; sus vestimentas estaban en las orillas.

El Señor Krsna, entonces, agarró aquellas vestimentas y las colocó arriba del árbol Kadamba. Al ver a Krsna delante de ellas, se quedaron extremadamente avergonzadas. Sin embargo, Él no les había robado sus ropas con mala intención. Él las robó para eliminar sus faltas y para que se dieran cuenta de que no eran jóvenes meramente, sino almas puras. Con una sonrisa gentil y provocativa, Krsna invitó a cada una de ellas a acercarse  a Él para buscar sus vestimentas, sin mezclarse unas con las otras. Krsna dijo: ¡Oh doncellas!, vengan aquí y  reciban sus vestidos. Vengan juntas, o una por una, como quieren.” Al escuchar estas palabras, las doncellas estaban completamente confusas. Tenían ganas de reírse, pero no salieron del agua.

En realidad, las gopis eran los himnos de los Vedas, los Sadhanas, los Siddhis, los Sabios y los propios Vedas, que se disfrazaban de jóvenes para disfrutar del vecindario del Señor Supremo. Krsna removió sus vestimentas que simbolizaban la lujuria. Debido a la gracia del Señor, ellas fueron capaces de disfrutar de la compañía de Krsna. Así Krsna removió la timidez de las jóvenes de Vraja a través de Su dulce habla.

Él bromeaba con ellas, haciéndolas bailar como marionetas e incluso robaba sus vestimentas, mientras se bañaban desnudas, pero ellas no detuvieron Sus acciones. Más bien estaban muy contentas con la cercana presencia de su adorado Kanha.

Las gopis dijeron: “Por favor, devuélvanos nuestras ropas, estamos temblando de frío. Somos sus sirvientas y estamos preparadas para hacer su demanda. Por lo tanto, devuélvanos nuestras ropas. Si no, reportaremos esto a Nanda Maharaj.”

Esas doncellas desprotegidas, orando por la vida eterna de Krsna, declarándose como Sus sirvientas, le suplicaron a Él, el de ojos de loto, el favorito de Nanda, para que les devolviera sus ropas.  Krsna les dio una bendecida sonrisa en lugar de sus ropas.

Pero Krsna insistió: “Si ustedes son mis sirvientas, aceptarán mis órdenes y recibirán sus ropas de Mí.”

Entonces, temblando de frío, todas las jóvenes salieron del agua, cubriendo sus partes privadas. Cuando el Señor vio que ellas estaban aturdidas, Él colocó las ropas en Sus hombros y les dijo: “Ustedes se bañaron desnudas mientras realizaban un voto, el cual puede ser considerado como una ofensa. Para contrarrestar este pecado, ustedes deben prestar sus respetos mientras colocan las manos sobre sus cabezas. De esta manera, les devolveré sus ropas.”

Las sumisas muchachas hicieron como Él dijo y le ofrecieron sus respetos a Él con el fin de limpiarse de todos los pecados. De esta manera, Krsna les devolvió sus vestimentas, completamente complacido con sus devociones.