04. La concepción Krsna

04. La concepción Krsna

Posted in 04. La concepción Krsna, busqueda

04. La concepción Krsna

Rendirse no es una transacción teórica. Rendirse no quiere decir tan sólo renunciar a las posesiones, sino además comprender que son falsas. No soy dueño de nada. Nisiquiera soy dueño de mí mismo. Rendirse significa entregarle todo al MaestroEspiritual y liberarse de la impía asociación de tantas posesiones, para que no nos puedan perturbar sugiriendo a cada instante: “Tú eres mi amo”,engañándonos de ese modo.

Debemos pensar:


“Todo pertenece al Señor y a Su delegado, el Maestro Espiritual. Yo no soy dueño de nada”. Tenemos que asimilar ese tipo de conocimiento y esocontribuirá a nuestro verdadero progreso espiritual. Esta es la realidad y hemos de comprender este hecho. Queremos alcanzar la verdad y librarnos de los conceptos falsos. La iniciación espiritual genuina, diksa, imparte elconocimiento divino que nada nos pertenece: No sólo eso, sino también que todo
pertenece a Dios, incluyéndonos a nosotros mismos. Ese es el concepto de diksa:
“Yo le pertenezco, todo le pertenece. Yo soy Su sirviente y estos son los objetos de Su servicio”.

 

Paraíso de tontos

 

Esta es la realidad, y estamos en un mundo imaginario, sufriendo bajo la ilusión. Vivimos en un paraíso de tontos. Debemos desembarazarnos de este paraíso de tontos e intentar entrar en el paraíso real. Cuando hemos echado una ojeada a las características del medio ambiente absoluto de la realidad, y tenemos tan siquiera una consideración por la verdad, no podemos continuar disfrutando los objetos de este mundo como hacíamos en el pasado. Debido a que hemos saboreado  verdaderamente la verdad más elevada, ya no tendremos atracción por este mundo material. Ya no nos sentiremos animados a cumplir con los deberes relacionados con este mundo de disfrute. Seremos indiferentes.

 

Sabemos que la asociación con la tendencia actual al disfrute acarrea una reacción dolorosa.
Podemos darnos cuenta de ello, pero no podemos dejarlo atrás. En la etapa de sadhana, prácticas espirituales, no podemos cortar esa conexión por completo.
Sin embargo, no tenemos otra alternativa. Nuestra afinidad por la verdad positiva ha de aumentar más y más, y de un modo gradual el gusto por nuestras cosas y obligaciones desaparecerá por completo. Aunque fracasemos una y otra vez, no podremos abandonar la idea: Una y otra vez intentaremos avanzar hacia la verdad y cuando no tengamos éxito, nuestro corazón se sentirá adolorido al pensar que los enemigos que nos rodean nos están derrotando repetidamente.

 

Champiñones mentales

 

Por allí está el fuego de la conciencia de Krsna y ese fuego no ha de apagarse. Continuará encendido porque es una chispa de la verdad eterna, y llegará el día en que los enemigos que nos rodean tendrán que replegarse de una vez por todas. Un día nos daremos cuenta que Krsna, poco a poco, ha capturado todo nuestro corazón y los otros se han retirado para siempre: Ya no están presentes para molestarnos en nuestro círculo mental. Nos daremos cuenta que esas cosas indeseables eran como champiñones: Surgieron de nuestro círculo mental y ahora todos han muerto y
desaparecido. Todas se han ido y queda Krsna en el corazón. En ese momento el corazón está lleno únicamente de Krsna, rebosante del concepto de Krsna.

 

En cierta ocasión, Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura instruyó a un discípulo en el momento de la iniciación acerca del mantra Hare Krsna, diciéndole que debemos permitirle a Krsna desembarcar en nuestros corazones, del mismo modo que la marina desembarca un ejército. Un navío transporta el ejército; al desembarcar éste comienza la lucha y el país es capturado. Como Julio César dijo:  “Veni, vidi, vici; vine, vi y vencí”. O sea, tenemos que permitirle a Krsna desembarcar en nuestros corazones. Entonces comenzará la lucha.

 

¿Cuál es la propuesta de la conciencia de Krsna y cuál es la de tantas otras concepciones?
Desde tiempo inmemorial, todas ellas nos ofrecen sus promesas diciendo: “Te daré esto, te daré aquello”, pero la concepción de Krsna entrará y te dirá: “Esto es lo que Yo reclamo: Todo me pertenece y vosotros sois unas intrusas”. La lucha comenzará, las cosas indeseables tendrán que replegarse y la conciencia de Krsna capturará todo el corazón. Este es el proceso. La conciencia de Krsna sólo tiene que desembarcar en nuestros corazones. De una u otra manera, un poco de conciencia de Krsna auténtica, proveniente de un devoto puro, debe entrar en nuestros corazones a través del oído y Krsna proporcionará cualquier cosa que haga falta. El éxito en la vida espiritual de alguien que ha adquirido aunque sea una ligera estima por la conciencia de Krsna está asegurado, hoy y mañana.

 

Krsna es un ladrón

 

Puede que hayamos levantado altos muros por todos los lados, para protegernos del tal modo que la conciencia de Krsna no pueda entrar, pero Krsna es un ladrón y un ladrón no necesita invitación; no hacen falta preparativos para darle la bienvenida. Él entrará para Su propio beneficio y ese es nuestro consuelo. Nuestro consuelo es que Krsna es un ladrón. Maya ha erigido sus altos muros por todas partes, pero nada es suficiente para detener la conciencia de Krsna. Krsna es un ladrón y un día entrará sigilosamente.

Un devoto puede perder las esperanzas pensando: “El enemigo está en mi propia casa, mis parientes son mis adversarios. Estoy desesperado”. Podemos desilusionarnos,pero la conciencia de Krsna no nos abandonará de ningún modo. Krsna perseverará y a su debido tiempo vencerá. Las otras cosas tendrán que marcharse, sin
importar cuán íntimamente relacionadas puedan estar, en habitaciones privadas y bien protegidas de nuestros corazones. Tendrán que despedirse de todos los rincones de nuestros corazones. Krsna vencerá. Krsna lo capturará todo. Los indeseables deseos lujuriosos de nuestros corazones son algo foráneo; son sólo champiñones. Aparecen como champiñones, pero carecen de raíz o estabilidad permanente; no están arraigados al suelo. Podremos considerar que lo que hemos almacenado en nuestros corazones nos es muy cercano y querido y que se ha
fundido con nosotros, como una parte de nuestra existencia, pero cuando la conciencia de Krsna entre, todo ello flotará, como si fuesen champiñones.

 

Al fin y al cabo son champiñones: No tienen agarre, conexión con el suelo. Están sólo flotando.
Todos los intereses materiales están sólo flotando en la superficie. No están profundamente arraigados dentro y afuera del conjunto de nuestra existencia.
Sólo la conciencia de Krsna existe por doquier, en todas las facetas de nuestra vida. Así pues, los champiñones tendrán que desaparecer un día. Esto lo confirma el Srimad-Bhagavatam (2.8.5):

pravistah karna-randhrena, svanam bhava-sarourham

dhunoti samalam krsnah, salilasya yatha sarat

 

Cuando Krsna entra al corazón a través del oído, captura el loto del corazón y entonces, poco a poco, hace que desaparezca toda la suciedad del mismo. Así como al llegar el otoño el agua se purifica en todas partes, cuando Krsna entre en nuestros corazones, todas las impurezas se desvanecerán paulatinamente y sólo Él permanecerá para siempre.

Post a Reply